Que visitar

Popularmente se dice que l'Arboç es el pueblo de las casas bonitas, o que l'Arboç es "Tierra de buen vino y de encaje de bolillos". Sea com sea, l'Arboç es una villa que sorprende al visitante. Una paseada por sus calles del nucleo antiguo descubre a los visitantes una villa con mucha historia y con muchas tradiciones.

Recomendamos especialmente empezar con una visita a la Oficina de Turismo, ubicada en la calle Mayor 37, en Cal Rosell, un edificio de estilo modernista que también alberga el famosos Museo de Encaje de Bolillos, un museo de visita obligada para todo visitante que quiera decir con orgullo que ha estado en l'Arboç.

La emblemática Giralda de l'Arboç, la calle Mayor, la plaza de la Villa, la iglesia de San Julián, las fachadas de estilo modernista con las casas porticadas de la plaza, el Palacio Gener y Batet, el Hospital de San Antonio Abad, etc .. L'Arboç es un sinfín de belleza arquitectónica capaz de ensimismarse cualquier visitante.

Pero en l'Arboç también encontramos una gran riqueza de los llamados recursos turísticos intangibles, como pueden ser el propio encaje de bolillos local, catalogado como Oficio Singular de Cataluña; la Fiesta Mayor de l'Arboç, catalogada como Fiesta Patrimonial de Interés Nacional; o los grupos folklóricos del Ball de Bastons (Baile con bastones) o del Ball de Diables (Baile de Diablos), de los más antiguos de Cataluña.